Archivo de la etiqueta: despido

Hoy es un buen día para escribir y visualizar todo lo bueno

carretera_blog

En todo este tiempo que he tratado de seguir las enseñanzas de mi profesor de yoga he pasado por diferentes estadios, motivados por los altibajos que me ha provocado la dichosa crisis (Gracias por las lecciones que me ha ayudado a aprender). Bueno, el caso es que me he dedicado a viajar un poco, visitar a amigos y estar enchufada al mp3 con las meditaciones, la lectura de libros sobre chakras y regresar tan pronto como podía a mis clases de yoga, ¡como no!

Y el resultado es que no sé si me he sanado un poco por dentro o he perdido ya cualquier atisbo de cordura que me quedara por ahí porque me he enganchado a la new-age, como soporte necesario para capear el temporal.

El caso es que la editora en la que trabajaba se planteó de repente que tenía mucho personal y entre otros cerca de 400 compañeros me fui a la calle. Menos mal que me ha quedado paro, y que pago poco de alquiler y que entre la indemnización y tal puedo vivir unos meses porque aunque cada vez que echo un curriculum visualizo al de recursos humanos llamándome para la entrevista y como luego en una brillante entrevista me dan el trabajo… pues aún no ha pasado (bueno en mi cabeza sí, que eso es lo de visualizar).

Un poco más sosegada sí estoy porque mi amiga Marta me ha conseguido un par de colaboraciones en su revista, que me ayuda un poco a estar activa, a no desconectarme de mi mercado y a ahorrar un dinerillo, cuando me paguen porque parece que es a 90 días y aún no he cobrado ninguna entrevista. Todo llegará.
Como el amor, que me he centrado tanto en no caer en una depresión por la falta de empleo que ni tiempo he tenido de salir ni ver a nadie que no se salga de mis amigos. Al que más veo es a mi vecino, con el que coincido casi todos los días o bajando o subiendo en el ascensor. Muy majete el chico. Un poco-excesivo tímido, pero es adorable ese aire a deportista (es que casi siempre coincidimos él, su bici y yo) despistado, que seguro que escribe poesía por la noche y, ahora que lo pienso, hasta puede que escriba un blog, se lo tengo que preguntar.

Unos meses moviditos, pero el camino siempre tiene aristas, como dice mi profesor de yoga, y lo importante no es herirse, sino saber cómo sanarse. Yo soy una novata en todo esto y a mi las aristas me han hecho sangre, pero aunque hasta ahora no tenía ni botiquín en el baño, ya he empezado a recopilar las tiritas, el agua oxigenada y la mercromina. Poco a poco me haré con uno de esos botiquines que traen de todo un poco de todo, para prevenir. En fin, que soy otra víctima más de esta despiadada crisis laboral… Demos gracias por lo que nos está ayudando a evolucionar… o no.

Namasté

.