Hoy puede ser un buen día para bloggear

Efectivamente, este es un día estupendo, como cualquier otro, para comenzar una bitácora, o blog, o como queramos llamarle. El caso es que esta semana he empezado a buscar nuevos objetivos de curso, que ya sabemos que en septiembre nos proponemos más cosas que para los Reyes, y este es uno de mis quehaceres más queridos, seguro que es el que menos me cuesta llevar a cabo, porque mira que hay temas para una neurótica como yo, comiéndose la cabeza a cada minuto.

Y como dice mi estupenda psicóloga y ya amiga, pues que hay que verbalizar, pues a verbalizar se ha dicho.

Ahora tengo que acudir al otro propósito de curso, ir al gimnasio, y allá que voy, eso sí, he decidido empezar poco a poco e ir a clase de Yoga, que digo yo que si Madonna se recuperó, según dice, de sus partos tan estupendamente, yo no voy a ser menos, ¿o no? Ah, que no es de un parto de lo que tengo que recuperarme, sino de las cañitas que han caído este verano, y las tapas, y los dulces… uff. ¿Dormir poco también ayuda?

Bueno, que voy a ver si en Yoga recupero mi forma, la serenidad y me acerco a Buda, que aunque de esbelto tenía poco, a juzgar por las estatuas, igual si llego a su estado me importa un pito pesarme en la báscula.

Pues eso, que hoy jueves, mi día preferido de la semana desde que iba al colegio, es el día ideal para comenzar mi pequeño, modesto, aunque irrepetible blog.

Ommmmmmmmmmmmmmmmmm 

Ah, y Namasté, que eso sé que se dice….